Lukas Moodysson: un gran descubrimiento

Con este sueco nos ha pasado lo mismo que con Nanni Moretti, Wong Kar Wai, los hermanos Dardenne, Richard Linklater, etc.

Una vez que vimos una película suya nos atrapó, devorando así su filmografía al completo en pocos días y haciéndonos a la idea después de que no hace una película al año como Woody Allen.

El cine de Lukas Moodysson es entretenido y emotivo, con la misma dosis de comedia que de drama, forjando un equilibrio perfecto. Un cine depurado y sencillo, tanto en términos de guión, con unos puntos de giro matemáticamente medidos y hábilmente dispuestos en el conjunto del film, como en términos de realización, con un tratamiento discreto de la cámara, que sigue a los personajes prácticamente sin ser vista.

Pero el arte de Moodysson no halla su máxima expresión en los aspectos técnicos y narrativos, sino en los personajes, los temas y la naturalidad. El cineasta sueco posee un don para capturar la emoción, comprendiendo en todo momento qué necesitan sus historias para resultar cercanas y reales. Los personajes de Moodysson emergen como personas reales de entre la cotidianidad de sus conflictos.

“Fucking Åmål” (1998)

En su acertada ópera prima, Lukas Moodysson trata el tema de la homosexualidad femenina, dentro de un contexto hostil como es un pueblo de la Suecia más rural.

fucking_amal2

“Fucking Åmål” destaca por la compacta estructura de su guión, en el que todo encaja a la perfección y a la que se van añadiendo los múltiples detalles que hacen de ésta una gran película. Si algo caracteriza al cine de Moodysson es el trabajo de guión y, aunque los puntos de giros se dejan intuir y el espectador tiene cierta idea de por dónde va a ir la película, nunca llega a ser previsible.

fucking_amal

El gran trabajo de Moodysson en su ópera prima fue reconocido con su gran triunfo en los Premios Guldbagge de Suecia, arrasando en las grandes categorías: mejor película, mejor director, mejores actrices y mejor guión.

“Lilya forever” (2002)

La tercera película del cineasta sueco tiene un estilo y un tono completamente distinto al resto de su filmografía. Moodysson deja a un lado esa comedia dramática tan tierna de “Fucking Åmål” para meterse de lleno en un drama social de lo más crudo. Lylia es una adolescente rusa que es abandonada por su madre y acaba ejerciendo la prostitución, siendo finalmente víctima de la trata de blancas.

1573_39226

Para filmar este drama, Moodysson también adapta su estilo visual, capturando la historia de Lylia de la forma más realista y natural posible, con una clara predominancia de la cámara en mano. Por su temática y su tratamiento visual, la película nos recuerda más al cine de los hermanos Dardenne que al del propio Moodysson. Aunque es cierto que la película sueca mantiene cierta ternura que nos acerca mucho a Lylia, provocando que suframos con ella. Los Dardenne, por el contrario, mantienen un mayor distanciamiento con sus personajes.

1fc414e325

Con “Lilya forever”, Lukas Moodysson volvió a repetir el éxito de su ópera prima, arrasando de nuevo en los Premios Guldbagge de Suecia, donde consiguió ganar en las grandes categorías: mejor película, mejor director, mejor actriz, mejor guión y mejor fotografía. En esta ocasión, el cineasta sueco también se llevó el premio a la mejor fotografía, en reconocimiento al gran tratamiento visual de la película, que destaca en comparación con su primera obra.

“Vi är bäst!” (2013)

En su última película, Lukas Moodysson regresa a la ternura de sus orígenes, especialmente a “Fucking Åmål”, repitiendo tanto los temas como los personajes de su ópera prima. Aparte de la evidente preferencia del cineasta sueco por los personajes femeninos, que también podíamos apreciar en “Lilya forever”, podemos ver cómo estos personajes son muy similares en personalidad y carácter a los de “Fucking Åmål”.

vi är bäst

De esta forma, Klara nos recuerda a Elin, con esa dulce locura que resulta tan simpática al espectador, dando el toque de comedia a la película. Por otra parte, Bobo podría recordarnos a Agnes, pues ambos personajes representan la otra cara de la moneda: la faceta más dramática de la adolescencia. Unido a esto, observamos cómo Lukas Moodysson se siente atraído por el tema de la adolescencia, situándose siempre junto a los más marginados a través de sus protagonistas.

we-are-the-best.jpg

“Vi är bäst!”, como todo el cine de Lukas Moodysson, posee un equilibrio perfecto entre el cine convencional y el cine de autor, así como un equilibrio perfecto entre la comedia y el drama.

Os recomendamos este director y en especial estas tres películas (si bien “Mamut” y “Juntos” son también buenas opciones).

Anuncios

5 comentarios sobre “Lukas Moodysson: un gran descubrimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s