Una película que haya ganado el León de Oro de Venecia: “Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia” (2014), Roy Andersson

No es algo que nos suceda a menudo pero en el caso de esta película, no estamos muy seguros de qué decir sobre ella.

El film nos ha parecido una propuesta atrevida (por lo menos respecto a los cánones habituales en los que nos movemos) y desde luego muy original. Por definirla de alguna forma coherente, por si estáis pensando en verla, es una especie de “Gente en sitios” (Juan Cavestany) mezclada con Albert Serra. En la primera comparativa, al igual que la película de Cavestany, “Una paloma se posó en una rama sobre la existencia” supone un conjunto de “sketches” que de alguna manera forman un todo que el espectador debe acabar descifrando. Respecto a la comparación con Albert Serra, probablemente nos hemos dejado llevar por el estatismo de la realización, el maquillaje casi mortuorio y un humor con el que es un poco complicado sintonizar.

paloma1

La película supone el punto final a una trilogía sobre la existencia, iniciada por el director hace 15 años, lo cual nos hace pensar que son películas muy meditadas y por ello con un contenido ad-hoc. Probablemente, la dilatada carrera del director en el audiovisual publicitario (a pesar de haber rodado 9 largometrajes en 50 años, ha dirigido más de 400 anuncios) tenga algo que ver con la a veces excesiva carga semiótica que desprenden muchas de las situaciones que plantea “Una paloma se posó en una rama sobre la existencia”. Ciertamente la película posee características que invitan a la reflexión por parte del espectador, sin embargo, en una parte importante del global de escenas uno asiste a un jeroglífico de difícil comprensión.

paloma2

Evidentemente, Roy Andersson sabía muy bien lo que hacía cuando escribió y dirigió la película por lo que hasta el más ínfimo detalle tiene un finalidad clara: hacer reflexionar al espectador desde la contemplación. Tal vez por eso, cada “sketch” o escena está rodada en plano secuencia y con la cámara inmóvil. No estamos seguros de haberlo entendido bien pero, ¿el espectador es como la paloma que reflexiona?¿La rama desde la que contempla la existencia es la butaca del cine?

Dejando a un lado los “sketches” sobre la muerte y el absurdo devenir del ser humano, encontramos un mínimo de narratividad en la inclusión de una historia más o menos principal de la mano de dos personajes que intuimos como protagonistas del film. Se trata de dos hombres de edad madura, ambos comerciales decadentes de una ruinosa firma de artículos de broma, con quienes compartimos innumerables ratos de sordidez y divertida filosofía sueca. Actuando como un peculiar dúo de payasos tristes (la ridícula comedia de la vida), su insignificante paso por la vida se intercala con escenas aisladas de un humor que oscila entre lo absurdo y lo introspectivo.

paloma3

A pesar de nuestro desconcierto al término del film, el cual por cierto aún nos dura, nos quedamos con ganas de ver las dos primeras películas de esta particular trilogía. En fin, suponemos que no perdemos nada por añadir más piezas al puzzle.

Anuncios

4 comentarios sobre “Una película que haya ganado el León de Oro de Venecia: “Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia” (2014), Roy Andersson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s