Una película protagonizada por niños: “El tambor de hojalata” (1979), Volker Schlöndorff

Y he aquí la razón por la que “Cría cuervos” se vio relegada en la anterior entrada a la categoría “una película en la que el verano tenga especial protagonismo”.

“El tambor de hojalata” cuenta la historia de Oskar, un niño muy particular, que a los tres años de vida toma la decisión de dejar de crecer, manteniendo así para siempre el físico (y en ciertos momentos la mentalidad) de un niño pequeño. Para crear esa “ilusión” utilizaron al niño-actor David Bennent, quien interpretó a sus 12 años a un personaje que a pesar de tener el físico de un niño, crecía y maduraba, desde los 3 hasta los 21 años. Por eso, a lo largo del film Bennent actúa como un niño, como un adolescente y como un adulto, en este último caso, las escenas de sexo del muchacho con una joven actriz de 24 años, ocasionaron que “El tambor de hojalata” fuera duramente criticada y hasta censurada en algunos países.

tambor-2

Polémicas aparte, “El tambor de hojalata” está basada en la novela homónima del Premio Nobel de Literatura Günter Grass. La película es una adaptación bastante fiel de la novela, en concreto de los dos primeros tercios, en un retrato que se esfuerza por conservar el tono del libro y rescatar los momentos clave de la historia, manteniendo además el humor macabro, el carácter auto-suficiente de Oskar y las curiosas historias del resto de personajes. Ambas son obras de suma calidad, y en el caso de la película, el trabajo fue reconocido con el Óscar a mejor película de habla no inglesa, así como con la Palma de Oro de Cannes (compartida en este caso con “Apocalypse Now”).

tambor3

Por una parte, “El tambor de hojalata” reflexiona sobre la infancia y la madurez jugando precisamente con el choque entre el aspecto de niño del protagonista y su comportamiento de adulto hacia el final de la película. Esta última parte, de hecho, llega a ser muy perturbadora. Una especie de Peter Pan turbio en la frontera entre Polonia y Alemania durante el nazismo. Por otra parte, al igual que en la novela, la historia se ubica en el auge y caída de la Alemania Nazi (Segunda Guerra Mundial incluida), abordando cómo se vivió esta transformación en la ciudad de Danzig, eje del llamado corredor polaco, en el que convivían ciudadanos polacos y alemanes. Dado el contexto histórico de “El tambor de hojalata”, no resulta complicado hacer lecturas políticas de la historia, pudiendo identificar diferentes simbolismos en las acciones de Oskar, y muy especialmente cuando golpea su tambor de hojalata.

tambor

La película nos ha recordado en muchos aspectos a algunos trabajos de Kusturica, más concretamente a “Underground” por ejemplo. Un cine europeo con un fuerte anclaje en un contexto histórico bélico pero con algo de ensoñación, que hace que a veces nos parezca que nos encontramos ante un cuento perturbador. En este caso se trata precisamente de eso, vemos la guerra a través de los ojos de un niño. Y como es lógico, esto resulta más horrible todavía. Y el niño resulta ser un auténtico malnacido. ¿Cómo no lo iba a ser con tanta locura a su alrededor?

*Otra referencia interesante a tener en cuenta a la hora de visionar “El tambor de hojalata” es “Léolo”, de Jean-Claude Lauzon.

**Para acabar, hemos decidido publicar seguidas “Cría Cuervos” y “El tambor de hojalata” en nuestro pequeño homenaje a los niños actores o lo que podríamos llamar “La semana de los niños siniestros”.

Anuncios

2 comentarios sobre “Una película protagonizada por niños: “El tambor de hojalata” (1979), Volker Schlöndorff

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s