Sobre la escritura clásica del guión: “El ladrón de orquídeas” (2002), Spike Jonze

Adaptation” o “El ladrón de orquídeas” es una película en la que se plantean algunas preguntas muy interesantes sobre la estructura clásica del guión, o más bien, sobre la posibilidad de romperla. ¿Es posible una estructura que no haga avanzar la historia hacia adelante? ¿Es posible un personaje que no emprenda acciones para retomar el control sobre su vida? En definitiva, ¿es posible una película diferente?

Adaptation_Ge_MC2

El punto de partida de la película es un guionista que debe llevar a cabo la adaptación de un libro sobre flores y, para ello, se plantea las preguntas anteriores. Nos situamos ante una película sobre el proceso creativo de escritura del guión, con pequeños detalles de parodia de los manuales de guión, que se consiguen llevando la trama clásica hasta un extremo ridículo. La película es toda una declaración de principios. El protagonista es el mismo guionista de la película, Charlie Kaufman, que intenta hacer un guión diferente: “Lo que no quiero es que vaya de crimen y sexo, o de tiros y persecuciones: ni de personajes que aprenden profundas lecciones de la vida, o que lleguen a quererse o a superar obstáculos ¡y que triunfen al final!”.

Pero no lo consigue, pues Hollywood se impone finalmente con la aparición de McKee (autor del célebre manual “El guión”), que inicia un tercer acto en el que la trama avanza sin vuelta atrás. ¿Por qué no consigue escribir un guión sin conflicto? Porque, como ya predice el título de la película, el guionista mismo acaba adaptándose. Como dice Daniel Tubau “Adaptation, como se dijo, también quiere decir que el rebelde Kaufman acaba adaptándose al medio para sobrevivir, Hollywood.” El propio título esconde una metáfora sobre la evolución que sufre Kaufman durante la película, no es una mera alusión al trabajo de adaptación encargado al guionista. Citando a Tubau de nuevo debemos mencionar que “no son casuales las alusiones constantes a Darwin y a la evolución de las especies por adaptación al medio, pues ¿qué otra cosa hace Kaufman, sino adaptarse al medio comercial de Hollywood para sobrevivir como guionista?[1].

Adaptation_Ge_MC4

Como decíamos, uno de los aspectos más curiosos de esta película es que el protagonista es su propio guionista, Charlie Kaufman. Como explica Tubau: “La idea de meterse a sí mismo en el guión de Adaptation se le ocurrió a Kaufman cuando, tras el éxito de Cómo ser John Malkovich se quedó absolutamente bloqueado. No conseguía escribir nada, atenazado por la responsabilidad. Finalmente le ofrecieron adaptar al cine El ladrón de orquídeas, pero pronto descubrió el problema, es un libro sobre flores, y nunca se ha escrito un guión sobre flores. Así que Charlie Kaufman no sabe qué diablos hacer y va dando largas a su agente. Hasta aquí, según parece, la coincidencia entre la vida real y la ficción es total: Charlie Kaufman es un guionista que tiene que adaptar un libro y no sabe cómo hacerlo”[2]. Por lo tanto, la película se basa en su propia experiencia como guionista. Partimos de una situación de estancamiento y crisis creativa, y vamos viendo en sucesivas escenas cómo Kaufman va dando forma al propio guión de la película que estamos viendo, formándose ante nosotros en un extraño encabalgado en abismo. La película trata del proceso de creación del guión de esa misma película, que se va escribiendo escena tras escena, al mismo tiempo que se cuenta la historia de un guionista que quería hacer algo diferente y acaba haciendo una película de Hollywood. Sin embargo, podríamos decir que el guionista lo ha conseguido en parte, pues la película que estamos viendo es bastante diferente a una película de Hollywood, encerrando una parodia de todas esas convenciones de la estructura clásica a la que se someten miles de guionistas.

78A pesar del aspecto biográfico que encierra la película, hay una serie de diferencias entre la realidad y la ficción, como el personaje de Donald Kaufman, hermano gemelo del guionista, que decide ejercer también la misma profesión. Este personaje sirve en la ficción para intensificar las frustraciones del protagonista, que ve como su hermano gemelo triunfa con un curso de guión de un par de días (impartido por Robert McKee), mientras él no es capaz de superar su bloqueo creativo. También podríamos decir que este personaje representa otra cara de nuestro protagonista, que sufre una lucha interna entre el guionista que sigue las reglas clásicas y el que ansía romperlas. Finalmente, Kaufman acude al seminario de McKee buscando la solución a su crisis creativa, y la encuentra siguiendo las normas del teórico, lo que dará una vuelta completa a la película y a su propia vida, que se ve envuelta en una serie de puntos de giro que empujarán al personaje de forma irremediable hacia adelante. En palabras de Tubau: “El imprevisible final de Adaptation esconde una crítica a los métodos de los teóricos del guión, pues lo que hace Kaufman es seguir a rajatabla el consejo de McKee: le da al espectador un desenlace espectacular e imprevisible, y le deja boquiabierto[3]. Este desenlace es tan imprevisible como absurdo, además de contradecir las intenciones creativas del propio guionista al principio de la película.

[1]     Tubau, Daniel. “Las paradojas del guionista” (2006). Barcelona: Alba; pág. 255.

[2]     Tubau, Daniel. “Las paradojas del guionista” (2006). Barcelona: Alba; pág. 22.

[3]     Tubau, Daniel. “Las paradojas del guionista” (2006). Barcelona: Alba; pág. 250.

Anuncios

Un comentario sobre “Sobre la escritura clásica del guión: “El ladrón de orquídeas” (2002), Spike Jonze

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s