Sobre el Cine Gallego: Entrevista a Sandra Sánchez, directora de “Tralas luces” (2011).

Dídac Dalmases y Carlota Dans

Con motivo del 25 aniversario del estreno de los tres primeros largometrajes gallegos rodados en 35 mm (“Sempre Xonxa”, “Continental” y “Urxa”), el CGAI puso en marcha un ciclo titulado “CineGalicia25. Qué é o cine (galego)?”, que contó con la presencia de directores y productores de los títulos más relevantes del cine gallego. Aquí pudimos hablar con Sandra Sánchez, directora del documental “Tralas luces”, proyectada en el CGAI con motivo de este ciclo.

img_12428

1.- ¿Qué es para ti el cine gallego? ¿Qué condiciones crees que deberían cumplirse para poder hablar de “cine gallego”: temática, equipo, financiación, idioma, localizaciones, etc? ¿O crees que no se pueden establecer unos requisitos tan concretos?

Sandra Sánchez.- Supongo que el cine gallego es el cine hecho en Galicia o hecho por gallegos. Pero no creo que haya un denominador común. No hay un punto en común entre todas las películas de los cineastas gallegos. Es muy diverso y esa es precisamente la riqueza, que cada cineasta tiene su mirada, su estilo, su forma de ver el mundo.

2.- ¿Cómo crees que ha sido la evolución del cine gallego durante estos últimos 25 años? ¿Crees que los objetivos siguen siendo los mismos?

Sandra Sánchez.- El cine ha cambiado mucho desde hace 25 años porque hace 25 años no había medios, ni había escuelas. Entonces hacer una película era una heroicidad. Ahora también, por otras razones. Pero hay cosas que han cambiado un poco el paradigma. Ahora mismo, por ejemplo, la accesibilidad de la tecnología es algo que ha pegado una gran transformación a todo lo que es creación audiovisual. Con el mismo teléfono puedes hacer una película. Y esto hace 25 años, cuando yo empecé, era absolutamente impensable. Tener una cámara era algo muy complicado. Entonces tener acceso a los equipos, a toda esta tecnología, creo que es algo que ha cambiado muchísimo la forma de hacer cine. De ahí que ahora haya esa proliferación de autores que son capaces de auto-producirse y de hacer películas más personales. Porque quizás es más fácil ese acceso a ciertas formas de tecnología, cámaras, equipos de edición.

3.- ¿Qué dificultades se encuentra uno a la hora de hacer cine en Galicia?

Sandra Sánchez.- Ahora mismo lo que es difícil es encontrar financiación. Es evidente que hay gente que es capaz de auto-producirse y hacer películas magníficas con muchísimo esfuerzo personal. Pero esto no es lo deseable. Lo deseable es que se puedan hacer en unas condiciones en las que la gente pueda trabajar, pueda cobrar, y pueda vivir de su trabajo. Y hay proyectos que son más caros que otros. Sobre todo hacer película de ficción es algo muy caro. Entonces evidentemente hace falta dinero y ahora mismo lo más difícil es encontrar esas vías de financiación.

4.- ¿Puede ser que precisamente esta falta de financiación haya propiciado otro tipo de películas? Como por ejemplo, tu película “Tralas luces”, con un equipo muy pequeño, con poco presupuesto.

Sandra Sánchez.- “Tralas luces” es una película de muy poco presupuesto si lo comparamos con largometrajes de ficción. Si lo comparamos con películas documentales es más grande que otras películas documentales. Entonces es muy relativo todo esto. En “Tralas luces” por ejemplo al final sí que tuvimos unas vías de financiación que facilitaron que pudiéramos hacer la película. Si no hubiera sido totalmente imposible. No sé si la crisis ha favorecido que surjan otro tipo de cineastas, pero yo creo que no son cosas de un solo factor. Las realidades siempre son complejas y nunca se pueden hacer lecturas simples. Hay muchos elementos que intervienen. Pero sí que es verdad que cuando crisis, hay que agudizar el ingenio y hay que buscar otras maneras de expresarse, y de hacer las cosas. Y a lo mejor esa manera de expresarse pasa por un tipo de producción que es diferente a la habitual.

5.- Con respecto al tema de la financiación pública, ¿qué papel han desempeñado en estos últimos años en el cine gallego?

Sandra Sánchez.- Las ayudas han jugado un papel muy importante en el pasado. Ha habido unas ayudas, que surgieron poco antes de que yo hiciera “Tralas luces”, que fueron las ayudas al talento. Fueron unas ayudas muy innovadoras, que intentaban favorecer la creación de nuevas formas narrativas y de nuevos cineasta, que creo que dieron frutos muy interesantes. Acabaron por desaparecer, ahora las han retomado, pero con mucha menos dotación presupuestaria. Y cada vez hay menos apoyo institucional al cine. Y sí que es verdad que el cine, aunque no sea un sector que tenga que vivir subvencionada como se dice siempre, sí necesita un apoyo institucional. Necesita un apoyo para poder desarrollarse y para poder crecer y para poder hacer cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s