El autor cinematográfico en EEUU: del New American Cinema al Nuevo Hollywood

Carlota Dans

En principio, parece mucho más complicado plantear la existencia de un cine de autor en EEUU que en otros territorios, mostrándose Europa como un lugar bastante más propicio para el cine independiente, y por lo tanto para la figura del autor. Sin embargo, de la misma forma que aparecieron en Europa en los años sesenta una serie de Nuevos Cines como la Nouvelle Vague o el Deutsches Neues Kino, también se daba esta situación en EEUU con el New American Cinema. ¿Por qué no iba a ser posible, entonces, un cine de autor estadounidense dentro del contexto de Hollywood?

Origen del concepto de cine de autor

A pesar de que el concepto de cine de autor, y toda la teoría relacionada con el autor cinematográfico, nace oficialmente en los años cincuenta en torno a la revista francesa Cahiers du cinema, podemos observar en la historia del cine cómo la figura del autor cinematográfico surge mucho antes. Podemos destacar ya en los inicios del cine a la figura emblemática de George Mélies que, por su control absoluto sobre el proceso de creación de la película (guionista, actor, director y productor), puede considerarse ya un autor en el sentido más práctico del término. Esto nos demuestra que el autor lleva mucho tiempo existiendo y trabajando en el cine, como nos confirmarán también los críticos franceses, con su recuperación de los directores clásicos de Hollywood.

Sin embargo, el concepto de autor cinematográfico no se formula de forma teórica hasta los años cincuenta, de la mano de los críticos de Cahiers du cinema encabezados por André Bazin, y basándose en un texto previo. En 1948 Alexandre Astruc escribe “Nacimiento de una nueva vanguardia: la caméra-stylo”, dónde reivindica un nuevo cine capaz de expresar pensamiento, constituyéndose de esta forma un nuevo lenguaje que se aparte de lo visual y que se acerque a la sutileza del lenguaje escrito. Astruc se replantea la figura del guionista, que resulta prescindible, pues la puesta en escena se convierte ahora en una forma de escritura. El autor-director “escribe con su cámara de la misma manera que el escritor escribe con una estilográfica”.

En 1954 Cahiers du cinema publica “Un cierta tendencia del cine francés”, el ensayo de Francois Truffaut, que será clave para el desarrollo de la Nouvelle Vague. En este texto, Truffaut rechaza el cine francés del momento, reclamando un nuevo cine que sea reflejo de la personalidad del autor, quién a través de sus marcas autorales y un estilo propio deja su imborrable huella en el texto. De esta forma, Truffaut inaugura la teoría del autor, que será propagada por la revista Cahiers du cinema y una serie de críticos, que años más tarde entraran de lleno en la práctica fílmica, para hacer cine de autor de forma consciente. No sólo se produce un cambio en la crítica cinematográfica, que ahora se centra en buscar al autor dentro del texto, sino también en la forma de hacer cine, que estará caracterizado por la idea de ruptura con la tradición cinematográfica, y que hallará su materialización en los Nuevos Cines que surgen a finales de los años cincuenta.

New American Cinema

De forma paralela al auge de la Nouvelle Vague, con el apoyo teórico de la revista Cahiers du cinema, surgen en otras partes del mundo movimientos análogos, que se caracterizan por un sentimiento común de innovación y por la aparición de lo heterogéneo, esto es, el autor, en el seno de lo homogéneo, es decir, el movimiento en sí. En Nueva York surge el New American Cinema, apoyado por la revista Film Culture, e impulsado a través de una serie de manifiestos, al modo de las vanguardias históricas. Frente a la politique des auteurs francesa, aparece la adaptación estadounidense del concepto de autor, la autour theory, de la mano del crítico Andrew Sarris. Según Sarris, se puede identificar a un autor por una serie de rasgos estilísticos que caracterizan su forma de hacer cine, dando lugar a la aparición en sus películas de un sentido profundo procedente de la tensión entre la personalidad del autor y sus materiales de trabajo. Opuestas a la figura del autor como única fuente expresiva de la película, según la Nouvelle Vague y el New American Cinema, surgen otras concepciones del autor: como testigo de su época en el caso del Free Cinema o como portavoz del pueblo en el caso del nuevo cine latinoamericano.

Sombras-841044702-large

El New American Cinema irrumpe de esta forma, en pleno McCarthysmo, en el panorama cinematográfico estadounidense, motivado por un deseo de ruptura con el cine de Hollywood y relacionado con la llamada Escuela de Nueva York. Distinguimos una primera generación, en la que destaca la figura de Maya Deren, y una segunda generación, en la que podemos diferenciar dos corrientes dentro del mismo movimiento. Una tendencia hacia el cine más narrativo, cuyo máximo representante será John Cassavetes con su emblemática “Shadows” (1959), y una segunda tendencia más cercana a lo experimental y vanguardista, en la que podemos incluir a Andy Warhol. Otros autores destacados en este nuevo cine estadounidense son: Jonas Mekas, Shirley Clarke, Gregory Markopoulos y Robert  Breer. El New American Cinema se caracteriza por el rechazo del cine tradicional y por el intento de traspasar lo aparente en beneficio de una apertura del campo de visión, mediante un lenguaje cinematográfico que debe estar abierto a una incesante experimentación.

Nuevo Hollywood

Unos años más tarde de la aparición de este movimiento, a finales de la década de los sesenta, se produce en Hollywood la irrupción de una serie de cineastas que cambian el concepto de cine de Hollywood, aportando una mirada autoral que se sitúa por encima de las preocupaciones comerciales. Este fenómeno, denominado “Nuevo Hollywood”, constituye un intento plenamente consciente de hacer un cine de autor amparado por la industria de Hollywood, pero dejando a un lado el sistema de estudios, que pasaba una fuerte crisis por aquellos años. Los directores del “Nuevo Hollywood” se hallaban fuertemente influenciados por los Nuevos Cines, siguiendo la teoría de Andrew Sarris sobre el autor cinematográfico, y entre ellos podemos destacar a Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, Woody Allen, Brian de Palma, Robert Altman y Peter Bogdanovich. Además de estos nuevos directores, aparecieron también nuevos rostros en las pantallas, destacando los siguientes actores: Jack Nicholson, Al Pacino, Dustin Hoffman y Robert De Niro.

The_Graduate_poster

El inicio significativo de esta nueva etapa de Hollywood se produce en 1967 con dos películas clave: “Bonnie y Clyde” de Arthur Penn y “El graduado” de Mike Nichols. Estas primeras películas se podían considerar cine de autor en toda regla: realizadas con bajo presupuesto, con un estilo narrativo moderno, y protagonizadas por antihéroes, que evidenciaban el engaño del sueño americano. Fue dos años más tarde, con “Easy rider” (1969), una road movie dirigida por Dennis Hopper, cuando el cine del Nuevo Hollywood empezó a adquirir cierto éxito comercial, sin abandonar por ello su espíritu autoral, contentando por igual a la crítica y a la industria. Era un cine inconformista, que ponía de manifiesto las inseguridades del momento y el trauma de Vietnam, dando lugar a nuevos personajes e historias. Estas películas se caracterizaban por las abundantes referencias a la historia del cine, y por la innovación con los géneros, sentando las bases del cine postmoderno.

bonnie-and-clyde-2

En 1980, termina esta breve etapa de Hollywood con la aparición de Steven Spielberg y George Lucas, que reinventan el cine comercial con la fórmula de los blockbuster. Este intento de un cine de autor en Hollywood llega a su fin simbólico con el fracaso comercial de “La puerta del cielo” de Michael Cimino, que supone la recuperación por parte de los productores del control sobre las películas, que estuvo durante un tiempo en manos de los directores.

Conclusión

Una película de cine de autor es aquella en la que emergen unas ciertas temáticas o formas de puesta en escena, que nos permiten reconocer a una fuerte personalidad que está tras ellas. Esta idea del autor cinematográfico puede resultar un tanto romántica, pero un autor no es sólo esto, pues si no tiene un determinado control sobre el proceso, no es posible que deje su huella hasta tal punto que su obra pueda llegar a ser reconocida como suya. Además de un patrón estético y temático, lo que caracteriza al concepto de autor es una cuestión de control sobre el producto final. De esta forma, podemos contraponer el cine comercial, dónde el productor tiene un mayor control sobre la obra, al cine de autor, dónde el autor/director tiene el control absoluto. Es ahí precisamente dónde el Nuevo Cine de Hollywood fracasó, imponiéndose de nuevo en Hollywood la figura del productor, con todo lo que esto conlleva.

Anuncios

Un comentario sobre “El autor cinematográfico en EEUU: del New American Cinema al Nuevo Hollywood

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s