“Deseando amar” (2000), Wong Kar-Wai

Carlota Dans

Con una factura un tanto europea, que nos recuerda a la nouvelle vague francesa, y con un mismo director de fotografía (Christopher Doyle), el cine de Wong Kar-Wai se caracteriza por un estilo visual único, aunque ya imitado por otros cineastas (como el joven Xavier Dolan, que estrenó el año pasado Laurence Anyways). Este estilo visual tan característico lo podemos apreciar a la perfección en esta película, que continúa la trilogía iniciada con “Días salvajes“.

in the mood for love mein

Planos a cámara lenta siguen suavemente el movimiento de los protagonistas, atrapados en las redes de una imagen contenida, que por momentos parece incluso detenida. Estas imágenes son acompañadas por los mismos dos o tres cortes musicales, transmitiéndonos la sensación de que vivimos la misma escena una y otra vez. Wong Kar-Wai consigue de esta forma atrapar la mirada del espectador como pocos cineastas lo hacen, con un estilo que conjuga a la perfección la belleza de las imágenes y la música con la profundidad de la historia.

in the mood for love

Igual que sucedía con la música, los mismos tres o cuatro escenarios se repiten una y otra vez, percibiéndose el paso del tiempo únicamente por los cambios de vestido de la protagonista (más de cuarenta). El visionado se ralentiza, dándonos la sensación de que el tiempo se detiene. De la misma forma, los planos se mantienen en el tiempo, rechazándose la idea de montaje convencional, caracterizado por la multitud de planos y la agilidad en el corte. En “Deseando amar” cada corte de plano prácticamente se corresponde con un corte a la siguiente escena, dando lugar a escenas breves y abundantes.

In_the_Mood_for_Love_Current

Todos estos elementos nos transmiten la idea de que, a pesar de que el tiempo visual de la historia parece estar detenido (nada parece cambiar), el tiempo real de los acontecimientos avanza rápidamente, escapándose de entre las manos de los protagonistas. Estos, de repente, se encuentran con que sus cónyuges les engañan, deteniéndose el tiempo en este momento de dolor, que les impedirá iniciar su propia aventura amorosa.

600full-in-the-mood-for-love-photo

Además de toda esta manipulación de la percepción temporal, encontramos en la película muchos otros elementos que nos hacen sentir que hay alguien detrás elaborando cada plano y cada puesta en escena con delicadeza: el espacio vacío en la imagen, el movimiento de la cámara, la distancia entre los cuerpos, etc. El cineasta huye también en casi todo momento del plano-contraplano, no mostrando al interlocutor de la conversación. Wong Kar-Wai prefiere, por el contrario, mantener el primer plano de la actriz protagonista, que atrapa la mirada del espectador con su soberbia interpretación.

297182_original

Deseando amar” se convierte así en toda una lección de cine que nos hace añorar la experimentación de aquellos nuevos cines que surgieron en los años sesenta. Aunque sin olvidarse de emocionarnos con una gran historia sobre el dolor y el deseo.

In the mood for love02

Wong Kar-Wai juega a confundir al espectador en los ensayos que hacen los protagonistas de las conversaciones que tendrán con sus parejas (practicando cómo preguntarles por su amante o cómo despedirse de ellos), haciéndonos creer que la situación que plantean es real y que son ellos los que se despiden para siempre.

Mientras él se mantiene calmado, ella llora desconsoladamente, haciéndonos ver que tal vez no esté preparada para separarse de su marido. Aunque ella le dice que se iría con él, enseguida descubrimos que no ha sido capaz de hacerlo, pues si lo hiciese se convertiría en aquello que tanto daño le ha hecho.

Mood for Love 2

“Nosotros no somos como ellos”

Esta frase de la protagonista resume el conflicto central de la película pues, a pesar de que sus parejas les hayan engañado, ellos no serán capaces de hacerlo jamás, renunciando a la oportunidad de ser felices juntos. Sin embargo el tiempo, que parecía detenido durante casi toda la película, acaba pasando. Y los protagonistas acaban olvidando. Olvidando aquél tiempo en el que sufrieron más que nunca y desearon sin llegar a amar.

“Él recuerda esa época pasada como si mirase a través de un cristal cubierto de polvo. El pasado es algo que se puede ver pero no tocar. Y todo cuanto se ve está borroso y confuso.”

in-the-mood-for-love

Anuncios

10 comentarios sobre ““Deseando amar” (2000), Wong Kar-Wai

  1. Es cierta su tendencia al esteticismo (que se incentiva aún más en 2046), pero también que ese preciosismo sirve, como dices, para describir con precisión los sentimientos de los personajes. Muy buena película, una gran muestra de talento.

    1. Completamente de acuerdo, una gran muestra de talento, que consigue
      engancharte por completo al cineasta. Tengo que reconocer
      que después de ver “Deseando amar” sólo me apetecía ver películas de
      Wong Kar-Wai. Gracias por pasarte por aquí y comentar. ¡Un saludo!

  2. Plena de lírica y poesía. Un canto a lo que pudo ser y nunca sera rodado de manera casi mágica. Extraña si, pero profundamente hermosa. Buena critica y preciosas fotos. Y veo que también comentan por aquí, quien es todo un lujo en cualquier blog

    Buen critica, si señor. Cuidate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s