“Hiroshima, mon amour” (1959), Alain Resnais

María Villanueva

Hiroshima, año 1959. Amantes que conversan en la cama. Quince minutos de diálogo sobre imágenes documentales de la catástrofe y el museo que trata de mantenerla presente para que no se vuelva a repetir. A continuación, su propia historia.

hiroshima_mon_amour_3

Un japonés. Una francesa. Él ha perdido a su familia en los bombardeos. Ella ha perdido a su amante alemán en la guerra y ha sido humillada por ese amor. Aunque lo niega, ella no sabe nada sobre Hiroshima, y él, contenido siempre, parece no saber nada sobre el amor.

hiroshimamonamour

Filme clave de la nouvelle vague francesa y ópera prima de Resnais, constituye una obra desigual. Poética y hermosa a ratos, desesperante e incomprensible en la mayor parte de su metraje. Ella es más que una mujer desquiciada, es un personaje que recoge todos los tópicos sobre mujeres desquiciadas. Insufrible por su locura. Él, calmado y atractivo, un galán insoportable por su perfección. La relación que establecen es creíble desde el punto de vista de la loca de Nevers pero absolutamente inverosímil desde el punto de vista del dandy japonés, felizmente casado.

hiroshima-mon-amour

La secuencia de las pancartas es, junto con el inicio, la parte más marcadamente política del film. Deja de lado el romance de los personajes y trae a un primer término la tragedia, ahora desde un presente que mira al futuro con preocupación, criticando el desequilibrado desarrollo político de la humanidad en relación al vertiginoso desarrollo científico. Se trata de una secuencia eficaz e interesante en su contenido.

C-C-Caras-y-Caretas-Hiroshima-Mon-Amour-758935

El amor fugaz durante la posguerra entre personas de nacionalidades enfrentadas. En
resumen, el amor imposible. Un tema tan recurrente en el arte como atractivo. El guión de Duras es tan irregular como el filme, la poesía se intercala con ampulosos y repetitivos diálogos semiimprovisados de los protagonistas. Las interpretaciones son notables, quizá algo excesiva la de ella. La música, atractiva e inusual. Destaca en el preludio, dónde subraya el desconocimiento de ella, y con ella de Occidente, acerca de la catástrofe de Hiroshima, con irritantes y burlescas melodías.

hiroshimafotograma

Estéticamente resulta interesante la mezcla de recursos propios de Occidente con recursos propios del cine oriental, composiciones en diagonal y planos achatados, uso de pillow shots, la conversión en activo del espectador, el distanciamiento de los personajes. El punto de partida es sumamente interesante, aunque poco original, y los quince primeros minutos, sublimes. El film es bello en su irregularidad y merece la pena verlo… una vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s