“Centro histórico” (2012), Pedro Costa, Manoel de Oliveira, Víctor Erice, Aki Kaurismäki

Carlota Dans

Cuatro historias articuladas en torno a un mismo punto de partida: el centro histórico de Guimarães. Aunque la ciudad no siempre está presente de forma física en la película, siempre se encuentra en los cimientos de la historia, en la memoria de los personajes, etc. Como una especie de decorado ausente. “Centro Histórico” es una película colectiva cuyo punto de unión, más que la ciudad de Guimarães en sí, podríamos decir que es el pasado, tanto global como individual, que encierran las calles de un centro histórico cualquiera.

Centro-Historico-2

El tabernero”, Aki Kaurismäki

Una sencilla historia que tiene lugar en un pequeño bar, escondido en los oscuros callejones del centro histórico que da título a la película. Un solitario tabernero intenta hacer visible su modesto negocio. Narrada de forma silente, la pequeña obra de Kaurismaki se vale de la simpatía de un único personaje para ganarse la complicidad del espectador, que no tarda en sentir empatía. El cortometraje nos recuerda levemente al clásico del neorrealismo italiano “Umberto D”: fragmentos de la vida de un hombre, en los que realmente poco o nada sucede.

552112

Dulce exorcista”, Pedro Costa

Pedro Costa se sirve del pasado colonial para hablar del pasado individual, tomando como protagonista a un emigrante de Cabo Verde. Éste mantiene una onírica conversación con un soldado portugués, en la que a través de la historia de Portugal nos sumergimos en la intrahistoria del personaje. Pedro Costa reflexiona en esta pieza sobre lo definitivo de cada decisión tomada y sobre la imborrable huella del pasado en el tiempo presente.

MFA 1 - final 4x3

Ventanas rotas”, Víctor Erice

Al contrario que los otros tres cineastas, Víctor Erice opta por el género documental, rindiendo un pequeño homenaje a la fábrica textil de Guimarães, que cierra sus puertas tras 150 años de historia. Sin embargo, esto constituye una mera premisa para profundizar en las historias humanas que tuvieron lugar en este espacio. Los trabajadores describen la fábrica con añoranza y con una amarga melancolía. Una mujer confiesa que no conoce la felicidad. Pues Erice nos transporta a un pasado histórico en el que la felicidad no resultaba fácil de alcanzar. Una fotografía nos muestra las miradas tristes y los cuerpos agotados de los primeros trabajadores de la fábrica, que para muchos de ellos parece representar una extraña mezcla entre cárcel y salvación.

Centro_Historico_Film_still_1

El conquistador conquistado”, Manoel de Oliveira

La historia de Oliveira resulta anecdótica en comparación con las anteriores, relajando al espectador y dando lugar al cierre de la película. El cineasta rechaza las historias personales, para hablar en esta ocasión del pasado global de la comunidad portuguesa. “El conquistador conquistado” retrata la realidad cotidiana del centro histórico de Guimarães, cuya historia queda capturada en las imágenes tomadas a diario por los turistas que la visitan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s