“Paradies: Liebe” (2012), Ulrich Seidl

Carlota Dans y Dídac Dalmases

En esta primera entrega, Ulrich Seidl nos presenta el tema que dará unidad a su trilogía: Amor (Liebe). O más bien la necesidad de amor, que se materializará en “Paradies” a través de tres mujeres distintas con un conflicto muy similar.

Podríamos definir “Paradies: Liebe” como una película grotescamente hermosa, que sitúa un tema tan bello como la necesidad de ser amado en el turbio contexto del turismo sexual, rodeando un conflicto común a todo ser humano de cuerpos maltratados por el tiempo.

PARADIES_Liebe_01

Para contar la historia de Teresa, el director recurre a escenas que llegan a asquear al espectador. Pues Seidl, como Haneke o Lars Von Trier, busca una fuerte reacción en el espectador, aunque cada uno de estos cineastas lo hace de una forma distinta. Mientras Lars Von Trier se sirve de la mostración más explícita (“Anticristo”, “Los Idiotas”) y Haneke explora la perversión de la mente humana (“La pianista”, “Funny Games”), Seidl parece decantarse por una especie de combinación de ambas opciones. En esta combinación, Ulrich Seidl habla de la perversión del interior mostrándonos para ello los estragos del tiempo en el exterior: cuerpos vulgares y repelentes que ilustran la fealdad del alma que contienen.

2-format43

La película se torna en ocasiones demasiado sórdida, consiguiendo revolver por completo al espectador. Esto se ve claramente hacia el final de la película, cuando la obsesión de las mujeres protagonistas llega a su culmen, y las vemos tratar a un hombre como un objeto de forma explícita. En esta escena, algo en nuestro interior nos dice que apartemos nuestra mirada de algo que no deseamos ver. Pero las imágenes nos atrapan.

A pesar de lo que pueda parecer, no todos los personajes son tan “desalmados”. Seidl juega a confundir al espectador, con una protagonista de moralidad compleja, que el espectador no sabe si odiar o compadecer. Pues Teresa, al final y al cabo, no es más que una mujer que necesita ser amada. Amada por su belleza interior, y a pesar de su aspecto exterior.

Seidl_Paradies_Liebe

La crisis que está pasando Teresa la lleva al autoengaño, pues parece resistirse a aceptar que está pagando por sexo. Esto es lo que diferencia a Teresa del resto de mujeres que aparecen en la película. Mientras el resto busca sexo y acepta las condiciones, Teresa se niega a conformarse con esto, buscando desesperadamente amor sincero, obviando las evidencias y abandonando la realidad. Pero lo que Teresa busca, un amante capaz de apreciar su belleza interior y amarla a pesar de los estragos de su cuerpo, no se encuentra en unas cortas vacaciones en Kenia.

Finalmente, en la última imagen de la película, asistimos a la dura aceptación de la realidad. Teresa desiste en su último intento de ser amada y llora sola sobre su cama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s